Auroras Boreales en Islandia

Ver las auroras boreales es algo que deberíamos hacer, o al menos intentar, una vez en la vida. Dicho esto, Islandia es uno de los mejores países del mundo para verlas, aunque también tenemos la posibilidad de encontrarlas en Finlandia, Suecia, Noruega, Canada o en Alaska (Estados Unidos).

Primero lo primero, ¿qué son las auroras boreales? Bueno, se conoce como tal al fenómeno en el cual se crea un «brillo» o «luminiscencia» en el cielo durante la noche cuando se dan ciertas condiciones en simultáneo. En palabras más técnicas, cuando las partículas cargadas y emitidas por el sol chocan contra la atmósfera de la tierra, y los campos magnéticos hacen que se desplacen hacia los polos. Llegado el punto en el cual se acumulan muchas de estas partículas en los polos, chocan con las partículas del aire formando pequeñas «chispas» que no vemos, pero la sumatoria de millones de pequeñas chispas forman una gran luz a la cual conocemos como auroras. ¿Se entendió?

Auroras Boreales
Disfrutando del show

Las Auroras Boreales son las que se dan en el Polo Norte, así como las Auroras Australes son la que se dan en el Polo Sur. En Islandia les recomiendo fuertemente que sigan la App Vedur, la cual les indica con una escala del 1 al 9 que tan alta es la actividad de las auroras y a su vez nos muestra la ubicación de las nubes para asegurarnos de que el cielo esté despejado. Si la siguen y la suerte acompaña, no van a fallar «cazando las auroras«. Tienen que ir a la sección «pronóstico de auroras boreales» para ver el mapa que te va indicando las probabilidades hora a hora, lugar por lugar. Si no se quieren enroscar, no se preocupen, también hay empresas que hacen tours nocturnos especialmente enfocados a ver las auroras. Es decir, no te dicen a donde van (eso depende del día), pero te van a llevar donde haya más posibilidades de verlas según las condiciones meteorológicas.

Vedur App
Vedur App

Como consejo práctico les recomiendo que unos días antes ya sepan como configurar la cámara para que las capte de la mejor forma posible. Asegúrense de tener un tripode para evitar las vibraciones, usar el temporizador y chequear el ISO y la velocidad de obturación. El lente, al darle mayor tiempo para que tome la foto, va a capturar mucho mejor la luz que el ojo humano, así que midan sus expectativas, no la de las fotos!

Auroras Boreales en Islandia
Dándole la espalda al show

¿Quieren saber bien las condiciones que necesitamos para verlas? Primero y principal, que el nivel de actividad o la potencia de las auroras sea alto. Después necesitamos que haya un cielo oscuro, con poca luz artificial y despejado. Y por último, no te olvides de mirar en dirección al norte. Si pueden, hagan base en algún lugar donde tengan acceso a un espejo de agua, ya que el reflejo es simplemente alucinante.

La mejor época para verlas es en otoño e invierno, es decir de Septiembre a Abril. ¿A qué se debe esto? Simplemente al hecho de que hay menos horas de luz, lo cual hace que se vean más fácilmente y por más tiempo.

Islandia
El medio del bosque es un lugar bien oscuro

Bitácora de nuestro encuentro con las Auroras Boreales

Islandia siempre fue un punto del viaje al que todos esperábamos con muchas ansias. Mucho más aún después de un primer intento fallido al norte de Finlandia al no poder encontrar las auroras boreales en su propio barrio, el Circulo Polar Ártico. Pero sabiendo esa posibilidad, el plan b nos esperaba a la vuelta de la esquina. Cinco días después estábamos cara a cara con la revancha. Tenía nombre y apellido: la aislada Islandia.

A unos pocos minutos de aterrizar pero todavía en el aire veíamos un poquito de esta isla de hielo denominada Islandia. Glaciares infinitos, lagos que nos invitaban a ver su fondo hasta desde lo alto y picos montañosos nevados se alternaban ahí abajo en la tierra. Empezábamos a soñar.
El frío no tardó en hacerse notar. Se sentía, y dolía.

Una semana para recorrer el país de punta a punta, haciendo la inigualable ring road que da la vuelta a todo el país. ¿Cómo hacerlo? Campervan era la idea indiscutible, nuestra única opción. No se consideraban como opciones ni el bus ni el auto. Queríamos total libertad de parar donde quisiésemos, cuando quisiésemos, el tiempo que quisiésemos. Nosotros elegimos campeasy, una empresa de alquiler de campervans en Islandia muy buena y super recomendable.

Campervan CampEasy

Ahí nos esperaba, limpita y lista para salir. Tres asientos adelante sumaban un muñeco más en primera fila para disfrutar de esta única ruta. El perdedor del sorteo, viajaba solo y olvidado en el fondo de la van. Minimizado y en un segundo plano, esperaba ganar el sorteo del día siguiente. Cocina, mesa, sillones y camas era mucho más de lo que necesitábamos. La picada, las cervezas y los vinitos fueron puro lujo.

Auroras, de esta no zafan. Con caras desafiantes, mirábamos al cielo, y las estrellas nos hacían sentir victoriosos antes de tiempo. Las condiciones estaban dadas, solo había que esperar. Un pronóstico envidiablemente preciso hace días nos daba tiempo a organizarnos. Noche fría, despejada y con alta actividad es la combinación necesaria para poder ver las Northern Lights.

Internet fue muy claro. Nuestra mayor y casi única ficha era la primera noche, que con un nivel inigualablemente alto de actividad arriba de los 6 puntos en la escala, y sin nubes aguafiestas que nos quieran amargar, nos mandaba directamente al sur del país. Con esos datos, fuimos desde el aeropuerto sin escalas a esas coordenadas. El frío cada vez mas penetrante se metía entre los pocos espacios que dejaban nuestros abrigos con el claro objetivo de lastimar. Y mientras disfrutábamos de una picadita el show parecía arrancar antes de lo previsto.

Auroras Boreales en Islandia
Auroras y mas auroras

Siempre con los ojos apuntando hacia el norte, algunas luces tímidas fueron soltándose y empezaban a brillar. Se movían y bailaban sin parar en la pista. El cielo era una discoteca, un boliche. Colores por doquier. Con sus vestidos verdes a veces iban lento, y a veces, demasiado rápido. Una serpiente se deslizaba en las alturas. La intensidad cambiaba minuto a minuto y hasta un tímido rosa se animó a sonreír para la foto. Era nuestra noche de suerte y lo sabíamos muy bien.

Auroras Boreales
De esto hablamos cuando nos referimos a la potencia de las auroras

El show se prolongó y prolongó, el tiempo sobró. No fueron ni cinco ni diez minutos. Casi 3 horas fueron más que suficientes. Teníamos que ir a refugiarnos antes de quedar completamente congelados en el medio de la nada.
El pronóstico para el resto de la semana ponía en serio riesgo nuestra mayor ilusión, pero esta vez, la suerte jugó de nuestro lado. Gracias barba, te pasaste! El escenario brilló como nunca. De ahora en más, el resto será yapa!

Author: Ramiro Cristofaro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.