Fiyi lado B: Coral Coast & Leleuvia Resort

Fiyi

Fiyi es un pequeño país de Oceanía, pero que sea pequeño no quiere decir que no haya que visitarlo. Todo lo contrario, Fiyi la rompe y hay que ir cueste lo que cueste. El país fue Colonia Británica hasta el año 1970 en el cual se independizó, y actualmente está compuesto por 333 islas ubicadas en el Océano Pacífico.

Avión rumbo a Fiyi
Avión rumbo a Fiyi

Las dos islas principales del país son Vanua Levu y Viti Levu, y en esta última se encuentran las dos ciudades mas importantes del país como lo son Suva y Nadi. Muchos viajeros se dirigen a Nadi para visitar desde ahí algunas de las mejores islas del país como las Yasawas o las Mamanucas. Si este es su caso averiguen para sacar el Bula Pass que es como una tarjeta de transporte para viajar a precio reducido. Ahora bien, si no quieren recorrer estas islas acá les muestro otros dos destinos que Fiyi que podrían visitar.

Mapa Fiyi
Mapa Fiyi

Leleuvia Resort

Leleuvia Resort es una isla privada de primer nivel, y es una excelente opción para todo aquel que llegue directamente a Suva. Desde Suva serán aproximadamente 30km hasta Bau Landing, y desde ahí salen las lanchas rápidas hacia el resort que tardan alrededor de 45 minutos en llegar (y cuesta alrededor de 87FJD incluyendo ida y vuelta). Llegar a la isla ya es todo una experiencia, pero en el momento en el cual nos vamos arrimando al muelle nos damos cuenta que no le pifiamos al venir acá.

Leleuvia Resort - Fiyi
Muelle principal de Leleuvia Resort

La isla tiene una vegetación casi descontrolada. Las palmeras verdes se combinan con la arena blanca y el agua turquesa para darnos la bienvenida. Si bien parece que estamos lejos de todo, en la isla no falta nada. Hay miles de actividades, y caminar por la costa es más que gratificante. Podemos agarrar los kayaks, los paddle boards y las antiparras para hacer snorkel. La noche en los dormitorios cuesta 62FJD, y tengan en cuenta que el paquete de comidas es obligatorio (así que consideren este dato a la hora de reservar).

Leleuvia Resort - Fiyi
Playa de Leleuvia Resort

Bitácora de Leleuvia Resort

Desde el paraíso escribo, y que bien se siente. Obedecer los consejos de una pareja irlandesa tuvo su fruto. Convencidos, me guiaron: «Andá a Leleuvia!». Vi sus fotos y no había razón para no hacerles el debido caso. Mientras escribo, se me mueve todo, el piso, el cielo, la palmera. Tal vez sea esta hamaca paraguaya desde la cual tengo el privilegio de estar colgado. A metros del mar, con un cielo que por fin se dispuso a despejarse.

Leleuvia Resort - Fiyi
Hamacas entre Palmeras


Llegar a la isla con lluvia, despertarse en la isla con lluvia, acostarse con lluvia. Por algunos días me acostumbré a eso. Se disfrutaba, y mucho. Pero… quería sambullirme en ese agua con un poco de sol. El pronóstico anunciaba días de chaparrones intensos y en esta ocasión no fallaba.

Leleuvia Resort - Fiyi
Paddle-Board frustrado


Pero el tercer día todo cambió, o al menos un poco. Cuando vimos celeste a lo alto salimos todos despedidos hacia el mar: «Aprovechemos que no sabemos cuánto dura! La consigna era clara. Exprimir la isla en pocas horas, tanto las hamacas paraguayas como las otras que podrían tranquilamente tener el nombre de sillas paraguayas. Reposeras, catamarancitos, kayak, paddle-board, colchoneta saltarina. Así íbamos rotando de un pasatiempo a otro, disfrutándolo. Sabíamos dónde estábamos, sabíamos la calidad del lugar, solo queríamos aprovecharlo.

Increíble paisaje, increíble lugar. Fiyi estaba siendo Fiyi. Era un lugar de chilleo excepcional. Por un lado, un grupo de profesores de yoga se levanta todas las mañanas a meditar. Por el otro, suena fuerte el ruido del caracol que es la señal de que nos llaman a comer. A dónde mires tenés agua. El resort lo sabe, y el «guest» lo aprovecha.

Leleuvia Resort
Otras actividades de la Isla

Si salís de la ruta típica y de elite de las Islas Yasawas y Mamanucas, no pases por alto este hermoso pequeño lugar al cual se llega desde Suva.

Coral Coast

La Costa de Coral de Fiyi es uno de los corredores turísticos más importantes del país. Ubicada en la costa sur de la isla de Viti Levu, la Coral Coast agrupa algunos de los mejores hoteles y kilómetros y kilómetros de playas y arrecifes de coral. Como el arrecife se encuentra ubicado muy cerca de la costa, se forman como unas lagunas naturales muy tranquilas y con muy pocas olas por lo cual parece ser el lugar ideal para hacer snorkel. En esta zona hay mucha fauna marina, de hecho, tuve la suerte de poder ver ballenas desde la orilla.

Coral Coast - Fiyi
Coral Coast

Yo reservé una cama en un cuarto compartido en el Fiji Beach House que costaba alrededor de 40 dólares la noche, y al cual se le tiene que agregar otros 40 dólares por día que es el pack de comidas. Esto es obligatorio e incluye desayuno y dos platos de almuerzo (el hecho de pagar alojamiento y comida es muy común en todo el país). Si van desde el Aeropuerto de Nadi son 100km, y el bus que tienen que tomar (en dirección Suva) cuesta 12FJD. Si aterrizan en Suva, son 80km, y el bus que tienen que tomar (en dirección Lautoka) cuesta 10FJD. Tengan en cuenta que si van con un presupuesto más alto pueden agarrar un shuttle privado.

Fiji Beach House
Fiji Beach House

Bitácora de la Coral Coast

Sería el principio del fin. El algodón en el cielo iba desapareciendo y era el fin de un ciclo. Basta de lluvia! En esta costa predominaba el celeste. Ubicado al sur de Viti Levu, la Coral Coast de Fiyi está compuesta por un arrecife que se extiende por unos 80km.
¿A dónde parar? Parás donde querés. Le decís al chofer que te bajás ahí, y te bajás nomás. Poco rollo, corta la bocha.

Elegí una tal beach house que me conmovió. Me conquistó la manera de pensar del arquitecto que diseño un laberinto de hamacas paraguayas. Me volvió completamente loco. La única actividad física por día era el enroque de hamacas. Ibas de una a la otra para verificar que la vista no sea muy distinta a 5 metros de distancia. Un arquitecto que sin duda priorizaba el relax, justo lo que buscaba. Cuanto confort!

Fiji Beach House - Coral Coast
Coral Coast

La pileta a metros del mar, la mesa de ping-pong al costadito para cuando tengas un minuto. El paddle-board, los kayaks, los fishing tours y las salidas a ver que hay abajo del agua. La canchita de futbol y también la de volley. Cuando la marea bajaba, la playa era infinita. Mas de 200 metros de arena para elegir donde sentarse.

Coral Coast - Fiyi
Coral Coast

Cuando la marea subía, la playa se tornaba diminuta. Variaba, era dinámica y divina. Los atardeceres imperdibles. Los fogones, obligatorios. Que lindos momentos cuando aparecía la guitarra, el vino, el ukelele y la rondita alrededor del fuego. Que buena onda!

Jugar al futbol con los fiyianos es un experimento de laboratorio. Esperas un pase y de un fulbaso bajan un coco de una palmera. Es ahí cuando el científico pone la lupa en sus pies. Pareciera que tienen dos bananas. La pelota siempre pero siempre va a donde ellos no quieren que vaya. Es un show de stand up. Se indignaban cada vez que la pelota terminaba en la selva o en el mar. Y a mi gusto, pasaba muy seguido.

Fiyi Beach House
Fiji Beach House

Tal vez es porque ahí manda el surf. Cuando alguno se calzaba la 10 y les hacía la gauchada de llevarlos con el bote a la rompiente, metros y metros a mar adentro, se les dibujaba una sonrisa. Salían todos disparados corriendo. Cada uno cazaba su tabla y trataban de no perder su colectivo. Nadar hasta ahí parecía una condena. El hitchike acuático salía muchísimo. Mi pasatiempo era mirarlos. Los seguía surfeando las olas, ola tras ola. Me reía con sus palos, y asentía con sus aciertos. Son malabaristas, acróbatas. Que predomine el equilibrio ante todo. Pero esa tabla era muy chica, ¿Cómo hacían?

Igualmente hay que admitir que no siempre me concentraba en ellos. A veces me distraía con las ballenas que saltaban atrás y querían robar un poquito de cámara. Todo el espectáculo era simplemente fascinante.
Esos recuerdos creo que son los que me llevo de estas hermosas islas y de este gran país.

Si les gustaron las islas del Pacífico, pueden descubrir un poco más sobre Samoa y Vanuatu.

Author: Ramiro Cristofaro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.