Las Islas de Samoa – Oceanía

Samoa - Upolu Island

Samoa es un país de Oceanía que pasa desapercibido para muchos. Y claro, siendo el país número 165 en cuanto a superficie y el 189 en cuanto a población empiezo a entender por qué. Tal vez el simple hecho de que no se sepa mucho de él es lo que me cautivó. Si hacemos un recorrido desde Hawai hasta Nueva Zelanda y paramos a descansar a mitad de camino, probablemente caeríamos cerca de Samoa.

El país está formado principalmente por 2 islas: Sava´i & Upolu (las cuales abarcan el 96% del territorio), mientras que del resto se hacen cargo 8 pequeños islotes. La isla de Upolu, por su parte, es en la cual habita el 75% de la población y la cual contiene a la ciudad de Apia, su capital. Ahora bien, ¿estamos listos para recorrerla?

Bitácora

Agradezco haberla elegido. Las opciones eran muchas y probablemente su mayor competencia era Tonga. Pasajes caros y fuera de presupuesto hicieron que la competencia se transforme en excluyente. ¿Por qué Samoa antes que Tonga? No estoy muy seguro. Probablemente no haya razón alguna. Puro azar.

Upolu Island
Upolu Island

Pisando estas tierras me daba cuenta a donde llegaba. La cantidad de turistas era mínima en comparación a su vecino, Fiji. El wifi, inexistente. Imposible fue avisarle a la familia donde estaba y entre que los días anteriores estuve colgado de una palmera, la poca información mía preocupaba un poco. A ellos, claro. Acá se disfrutaba como nunca. Aislamiento. Desconexión total. Islas deshabitadas. Explorando y explorando pasaban los días.

Namua Island - Samoa
Namua Island – Samoa

Querés ir a la isla de enfrente, pero no hay barcos ni puertos. Pero un samoano que me cruzo en la calle le pega un llamado a su primo que está en la isla y te viene a buscar. Así se manejaban acá. Nadando llegabas más rápido que con el botecito, pero aunque sea nos garantizaban no mojarnos.

Namua Island - Samoa
Yendo a Namua Island – Samoa

Las tortugas nos marcaban el camino. El coral es tan fascinante como puntiagudo, por suerte me lo llevo de souvenir encanutado en la planta del pie. Una especie autóctona se incrustró en mi piel sin ningún permiso y no parece tener muchas ganas de salir. Iremos juntos a la par. Rodear la rústica costa de Namua Island es realmente una locura, pero si tienen botitas para el agua les recomiendo que las usen.

Namua Island
Namua Island

Las calles son pocas, por no decir únicas. Perderse no es opción. Bordeando el agua, la ruta es completamente fascinante, te pide parar a cada metro. Los samoanos no se cansan de hablar. Tardamos dos horas en cruzar la isla, y creo que la charla no tuvo silencios. Hermoso para un viajero solitario con ansias de hablar.

A Samoa fui solo pero en el complejo de cabañitas donde paraba me hice unos buenos amigos. El checo Martín y su batuta siempre me buscaban con el auto y nos mandábamos alguna. Eran grandes compañeros de playa.

Namua Island
Namua Island – Samoa

To Sua Ocean Trench es el gran MUST de la isla. «To-Sua» significa «Agujero enorme para nadar», y exactamente hacia allá nos dirigíamos. Un cenote de aguas verdes escondido 20 metros bajo tierra en la Isla de Upolu. No podía fallar!

To Sua Ocean Trench - Samoa
To Sua Ocean Trench

Una cueva subterránea te lleva directamente a mar abierto. Obviamente no la probé. Sabía que la quedaba ahí. La escalera marca la perpendicular con el agua. La inclinación era mínima y el cagaso era importante. La madera un tanto patinosa le daba adrenalina a la bajada. Las plantas brillan como en todo ambiente tropical. La gama de verdes es infinita.

To Sua Ocean Trench - Samoa
To Sua Ocean Trench

La disciplina del culipatín también estaba de moda en Samoa. Las Papapsee Sliding Rocks son las típicas rocas cargadas con capas de musgo. Ni bien apoyas el culo salís disparado para abajo. Divertido y peligroso. Con bajar 2 de 4 me conformaba teniendo como objetivo principal salir ileso. Sabías donde arrancabas, pero nunca donde terminabas. A mi criterio, algunas deberían ser clausuradas. A criterio de ellos, claramente no. Siga siga dijo el juez.

Las Papapsee Sliding Rocks - Samoa
Las Papapsee Sliding Rocks

Para alojarte en Samoa, hay solamente un nombre: «Beach Fales«. Pequeñas posilgas sobre la playa que la rompen. Un piso, un colchón y un techo. Las paredes son un toldo que vos decidís si ponerlo o no. Claramente iba abierto. Así dormías al ritmo de las olas. La ducha de la medianoche no fallaba. Entre las dos y las cuatro cuando solo pensamos en dormir, la lluvia de lleno en la cabeza indicaba que era momento de levantarse. A cerrar el toldo, y nuevamente, al sobre. Esa era la dulce rutina. Les recomiendo las Beach Fales que se encuentran en la Playa de Lalomanu.

Beach Fales
Beach Fales

Durante la noche había otro show en el agua. Mi amigo del complejo y el de seguridad (quien debería estar cuidando nuestras chozas) cautelosamente se metían al agua. Con sus linternas, una tanza y un cangrejo de carnada salían a buscar peces grandes. Después del éxito, lo comían crudo. Cocinar no era lo de ellos. «Welcome to Samoa«. Preferían el sabor natural con un poquito de limón. Cazadores hechos a la antigua, pescadores de otros tiempos. Durante horas y horas salían luces desde el fondo del mar. Cuando los peces duermen, ellos no.

Beach Fales Samoa
Beach Fales

Por último, el bondi samoano. Una experiencia religiosa. Su fachada era única, majestuosamente alegre y colorinche. Una mezcla entre camión y colectivo. Tanto asiento como respaldo eran puramente de madera, y obviamente no tenía vidrio en las ventanas. Pero lo mas importante de todo era que cada un par de horas paseaba por la isla dandole una identidad única. Música bien suave, bien chill.

Bondi Samoano
Bondi Samoano

Bordeando el agua vas a paso de hombre sin mas que disfrutar. Los ojos se te salen por afuera de la ventana, el paisaje te invita a mirarlo. Y claro, como no vas a aceptar.
Así me retiraba de esta gran zona del mundo que son las Islas del Pacífico Sur. Todas increíbles, todas sacadas y totalmente únicas en lo suyo. «Same same but different». Con un Fiji claramente más turístico, un Vanuatu apareciendo de a poco con paisajes inigualables, y un Samoa mas remoto, es sabido que se vuelve. Será el turno de Tonga, Kiribati, Tahití o quién dice, algún día llegar a Papua New Guinea. Mas que conforme me retiro, pero consciente que el regreso es una obligación. Hasta Pronto…

Namua Island
Namua Island – Samoa

Si estás buscando otros lugares remotos de Oceanía para visitar, te recomiendo fuertemente «Desierto Australiano – Top 10», donde vas a descubrir algunos de los mejores rincones naranjas del país. En el desierto, a fondo! Si querés seguir recorriendo las Islas del Pacífico, Vanuatu.

Author: Ramiro Cristofaro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.